MARSILIO FICINO, VIDA Y OBRAS

( tesis de Conchita Morera)

Nacido en Figline Valdarno, Florencia, 19 de octubre de 1433, murió en Careggi, (Florencia), el 1 de octubre de 1499. Fue un sacerdote católico, filólogo, médico y filósofo renacentista italiano, protegido de Cosimo de Médicis y de sus sucesores, incluyendo Lorenzo de Medici “el Magnífico”. Su padre, Diotifeci Ficino, era médico y deseaba que su hijo también lo fuera, y aunque estudió para ello, sin embargo, “su alma llamaba padre a Cosimo de Medici, que era un médico auténtico, y que como Ficino dirá en sus obras, lo había vuelto a engendrar en el espíritu, alejándolo de Galeno y orientándolo a través de Platón hacia la cura de las almas”1. Goivanni Corsi, casi contemporáneo de Ficino, escribe una biografía sobre él donde habla de que siempre mantendrá sus habilidades como médico, y cómo los Medici le consultaban ante culquier problema de salud. Además, al igual que su padre, era generoso y reacio a cobrar a sus pacientes, lo que le hizo vivir momentos de precariedad. Cuidó a sus padres hasta la muerte de éstos y dejó su patrimonio a sus hermanos. A unos de sus sobrinos lo empleo de escribiente, mostrando una generosidad poco corriente en una época donde Florencia estaba gobernada por los Medici, los hombres más ricos de Europa en el siglo XV. Ficino se sentía especialmente ligado a Cosimo que, no sólo fue un hombre exitoso como banquero y comerciante, sino que era un “hombre de visión” lo que le llevó a restablecer en Florencia las glorias del pasado clásico, creando un nuevo Renacimiento, rodeándose de hombres como Donatello, Filippo Lippi (escultor), Fra Angelico y otros.

Defendió a Lorenzo de Medici ante una tentativa de asesinato, pero su relación con él no fue tan armónica como lo había sido con su abuelo Cosimo en cuanto que lo consideraba menos fuerte y más frívolo. Sin embargo, Corsi en su biografía, explica que se fortaleció la relación al final de la vida de Ficino. Un hombre muy querido por los florentinos, a los que amaba y al que la generosidad de Cosimo de Medici, benefició hasta tal punto que le regaló una finca para que pudiera llevar una vida tranquila dedicada a sus prácticas espirituales y donde poder escribir su magna obra.

La formación de Ficino provenía del estudio de los textos peripatéticos, bajo las enseñanzas de su maestro Nicolo Tignosi da Foligno, que era un médico y filósofo aristotélico. Sin embargo, Ficino enseguida mostró un gran interés por la obra de Platón, que él consideró como la encarnación de la divina sabiduría. La lectura de los opúsculos herméticos ocupó gran parte de su formación que luego llevó a su vida y las versiones latinas de éstos fueron muy apreciadas en su época (Siglo XV). En ellos presenta al hombre como un ser excepcional, creado por Dios e imagen viviente de Dios en la tierra, donde se aúnan todas las fuerzas del universo. En su obra, mostraba como utilizar estas fuerzas en provecho propio, que no era otro que el desarrollo del puro amor a través de la sabiduría. Es importante destacar que en el pensamiento de Ficino, filosofar no era la comprensión racional de la experiencia o la invención de instrumentos lógicos o el sentido de comportamiento humano; para él se trataba de que el hombre debía descubrir su propio ser, lo que subyace en él como misterioso y secreto, por medio de una comprensión y sabiduría más allá del saber de la ciencia. Para Ficino, comprender el sentido último de la vida era liberarlo del miedo y la amargura de su condición de ser mortal. De ahí que, en su obra más desarrollada, “la Theologia platónica, sobre la Inmortalidad de las almas” que es su obra maestra, llegue a decir que: “El hombre sería el más desgraciado de los animales que viven sobre la tierra si no pudiese llegar a la certidumbre de su salvación, porque sólo al hombre le ha tocado en suerte, junto con la miseria de su finitud, la angustiosa conciencia de su insuperable limitación Filosóficamente, pretendía una fusión entre cristianismo, platonismo y hermetismo, y esto hizo que tuviera problemas con la Inquisición, que llegó a considerar su pensamiento como un retorno al paganismo y lo mismo sucedió con sus explicaciones astrológicas, que se entendían como una especie de determinismo. Sin embargo, él sólo explicaba estos temas desde la consideración de que la astrología servía para “armonizar” la vida con los cielos desde la perspectiva de la filosofía natural y la observación natural que le acompaña. Para él la única realidad era la consideración del universo como una manifestación del Uno, del Bien, de Dios, En la carta 653 escribe: “Todo el tiempo perseguimos meramente una cosa tras otra, estamos huyendo del Uno mismo, que es todas las cosas. Pero aquél que simplemente busca al Uno miso, en ese Uno pronto lo consigue todo”.

Fue ordenado sacerdote en 1473 y tras una grave enfermedad reconoce en su carta 68 que ya había empezado a escribir su obra, “La Religión Cristiana” y que no volvía a Cristo y María a expensas de Platón, puesto que escribe lo siguiente: “excepto por los autores platónicos, los escritos de los hombres no me ayudaron en nada, pero las obras de Cristo me trajeron mucho más alivio que las palabras de los filósofos”.
Entre sus obras más destacadas se encuentran traducciones del griego al latín de los diálogos de Platón (1484), Plotino (1492), el Corpus hermeticum (1471) y algunos tratados y cartas escritos por el Pseudo Dionisio Areopagita. Los últimos años de su vida los dedicó a escribir un comentario de las Epístolas paulinas, aunque no alcanzó a concluirlo. Así pues, sus obras más destacadas son: Institutiones ad Platonicam disciplinam (1456). De virtutibus moralibus (1457). De quattuor sectis philosophorum (1457). De voluptate (1457-58). De Christiana religione et fidei pietate (1474). Theologia platonica de immortalitate animorum (1474). Liber de Sole (edición de Conchita Morera, Zaragoza 2008). In Epistolas Pauli commentaria (1491). De Amore. Commentarium in Convivium Platonis (según el manuscrito usado para la edición castellana de Tecnos, traducido por De la Villa Ardura, Rocio, Madrid 1594). De vita libri tres, que contiene: De vita sana, De vita longa y De vita coelitus comparanda (1489).

La imagen puede contener: 1 persona, texto
Anuncios

II.-UTILIDAD Y NECESIDAD DE EXAMINAR LAS ELECCIONES EN COMPARACIÓN CON LOS TEMAS NATALES

(DE ASTROLOGÏA DE ROBERT FLUDD Traducción Conchita Morera y Mariano Aladrén)

La simple constatación de los acontecimientos da razón de la necesidad de estudiar los temas de natividad teniendo en cuenta las Elecciones. En efecto, vemos a menudo como alguien emprende un trabajo sin un buen aspecto celeste y no se le produce ningún prejuicio ni preocupación; mientras que otro cielo,- mucho más favorable en general – puede ser maléfico para este individuo, y todo porque el Ascendente de la Elección contraría el Ascendente de la natividad.

En este asunto, soy contrario a aquellos que sostienen que las Elecciones pueden tomarse sin tener en cuenta el tema de la natividad: afirmo enérgicamente que ninguna Elección puede interpretarse sin compararla con el tema natal, excepto en algunos casos médicos. Vemos en efecto, algunos traficantes embarcarse a la vez, y a la misma hora en la misma barca para volver a su casa, y unos vuelven enriquecidos y con beneficios, y otros con pérdidas, preocupados y arruinados; y este hecho sólo puede comprenderse admitiendo las diferencias entre los diferentes temas radicales de las natividades. Éste debe ser un axioma en Astrología, que una buena oportunidad no puede separar el mal anunciado por un astro en el tema radical, de la natividad.

Regla I.

Una Elección es eficaz cuando los Significadores del tema radical ayudan a la buena disposición de esta Elección.

La imagen puede contener: texto

SOBRE LOS VÍNCULOS DE LA MAGIA (Gíordano Bruno)

Retornemos ahora hacia la cuestión del múltiple vínculo de los espíritus, donde estará contenida toda la doctrina de la magia.

El primer vínculo por el cual los espíritus estén ligados es un vínculo general en virtud del cual. metafóricamente. El perro tricefalo de Trivia , Cerbero. portero del infierno. es representado atado. En efecto. una triple facultad es requerida en el brujo vinculador o el mago: física. matemática y metafísica. Sobre la primera descansa la base, sobre la segunda. los escalones. sobre la tercera. la cima de la escalera, La primera comporta la razón de los principios activos y pasivos según el género; la segunda. la razón de los tiempos. de los lugares y de las causas; la tercera, la razón de los principios y de las causas universales. Es una triple cuerda que a uno le costaría mucho romper.

El segundo vínculo es triple. por el hecho de que es requerido en la persona que opera. en eso sobre lo que se opera. y en eso que está junto a lo que se opera; consiste en la fe. o creencia. y en la invocación. el amor y la afección ardiente asociados a la aplicación de los principios activos a los pasivos. Pues es al alma a quien incumbe cambiar efectivamente un cuerpo o un compuesto. pero es al cuerpo al que incumbe cambiar materialmente el alma. Si eso falta. por poco que sea, podrá hacerse mal. moverse y agitarse. no pasará nada: también el mago más coronado en éxitos es aquel al que muchos creen y que esté dotado de mucha persuasión .

El vinculo III ten ido por eficaz es el número de los principios. distribuidos en los cuatro pumas cardinales del universo para esas operaciones que se reclaman del cielo y de la naturaleza. Además de esos cuatro . hay principios que no poseen lugar determinado para producir efectos voluntarios y sobrenaturales.

El vinculo IV es el alma del mundo o el espíritu del universo que empareja y junta todas las cosas entre sí; existe por tamo una vía de acceso de todas las cosas hacia todas las cosas, como ha sido dicho mas arriba .

El vinculo V son las almas de los astros y los amos de los lugares, de los vientos, de los elementos.

El vínculo VI son las almas o los demonios que presiden las estaciones. los días. los estados del cielo y de los elementos.

El vínculo VII son las almas de los tiranos. de los príncipes y de aquellos que se han distinguido por un renombre que los ha erigido en potencias divinas.

El vínculo VlII son los nombres divinos y los nombres de las órdenes divinos.

El vínculo XIX, los caracteres y marcas.

El vínculo X son las invocaciones. las conjuraciones que son hechas por la potencia de las fuerzas superiores sobre las inferiores. cómo algunos desechan los malos demonios por los buenos, y cómo otros desechan los malos demonios inferiores por los malos demonios superiores. Estos están encantados por los sacrificios, los holocaustos, aterrorizados por las amenazas evocad as en virtud de los rayos y los influjos.

El vínculo XI obra por la virtud del mundo tripartito. elemental, celeste e intelectual .

El vínculo XII es la disposición de quien exige el bien a las personas de bien. la castidad. la honestidad, la purificación, la abstinencia. Se añaden a esto,

El vínculo XIII, los ritos y los objetos naturales que contienen los espíritus que están en analogía con aquellos cuyas obras son requeridas.

Vinculo XlV, las modalidades de los ritos según sus especificidades.

Vínculo XV. la fuerza de las consagraciones. que provienen del oficiante. de la plegaria y del ritual .

Vínculo XVI. el conocimiento de las fiestas, de 105 días y de las horas afortunadas o nefastas.

Vínculo XVII. el conocimiento de las observancias religiosas que consisten en la pureza de los lugares, las abluciones. las imposiciones de manos. las suspensiones, los hábitos. las fumigaciones. los sacrificios. conforme a las particularidades de los objetos y de los medios.

Vínculo XVIII. la aplicación de los principios activos y pasivos, siguiendo el ejemplo de los elementos primeros o muy próximos luego de las piedras. De los metales, de las plantas y de los animales. según catorce condiciones .

Vinculo XIX. los anillos.

Vínculo XX. las artes de fascinación.

Además de estos vínculos generales existen otros que están catalogados en los diecisiete artículos de la doctrina de Alberto el Grande. Algunos ya han sido mencionados, Otros lo serán bien pronto.

La imagen puede contener: 1 persona

DEL CARPENTO O SOLIO DE LOS PLANETAS

(Summa astrológica de Antonio de Nagera 1632)

Además de las dignidades esenciales que pone Ptholomeo, añade otras que dice le son naturales; y propias, y con ellas adquieren ciertos grados de fortaleza esencial.

La primera, y principal entre todas las dignidades esenciales se dice Carpento, o Solio, y cuando el Planeta tuviese esta dignidad en la figura siendo señor del juicio, será semejante en poder al Rey en su silla, y majestad, o en su carro triunfal; y será cuando estuviese, en dos, o en mas de sus dignidades, esenciales. Y si es verdad, que estando en su casa, o exaltación, por estar en lugares del Zodiaco de su semejanza recibe grados de fuerzas; mucho mas se aumentara ajuntandose grados, a grados, y dignidades, a dignidades; y así con razón se dirá estar en su Carpento, y Solio. Y de las palabras de Ptholomeo se deduce claramente, que Carpento no es dignidad simple, mas compuesta de otras simples. Como por ejemplo Mercurio estando entre los siente grados de Virgo, adquirirá tres dignidades esenciales simples a saber, casa, exaltación, y termino; y así colocado en tal lugar, se dirá estar en Carpento, y levantado en Solio. Así Júpiter entre los doce grados de Sagitario, donde tiene casa, triplicidad, y termino, se dirá estar colocado triunfando, en su trono, o Carpento.

Se ha de advertir, que para que un Planeta se diga estar en su Carpento, es necesario por lo menos ocupar dos dignidades esenciales, y será cuando se hallase en su casa, o exaltación juntamente, o en termino, o triplicidad. Mas cuando se hallase en su triplicidad, y termino, puesto que tiene dos dignidades esenciales, no diremos estar en su Carpento; por que estando así, puede estar en su detrimento, o caída; donde no tiene fuerza. Como por ejemplo. Marte en seis grados de Cáncer no basta estar en su triplicidad, y termino, para que digamos estar en su Carpento, y Solio, por ser Cáncer su caída, y le debilita mucho, y así no tiene fuerza para esta dignidad. Lo mismo diremos de Venus, en quince grados de Virgo, que no basta estar en su triplicidad, y termino, para tener Carpento, pues está en su caída. Mas como los Planetas estando en sus casas, o exaltaciones, no pueden estar en sus detrimentos, ni caídas, de aquí viene que con cualquiera de las otras dos dignidades, acompañada con una de las primeras, bastará a estar en su Solio, o Carpento; así como estando, en casa, y termino; o en exaltación, y triplicidad; y si a estas dos se le juntase otra, será mucho mejor, y de mas fuerza la dignidad del Carpento.

EL DIVISOR EN LAS CASAS DE LA REVOLUCIÓN SIGNIFICADO.

(Tratado de revoluciones solares Juntin de Florencia , Traducción Conchita Morera y Mariano Aladrén).

– Casa I: todo lo relacionado con el cuerpo
– Casa II: riquezas y aumento del patrimonio
– Casa III: hermanos y hermanas
– Casa IV: lo relacionado con los padres
– Casa V: lo hijos, placeres, regalos
– Casa VI: enfermedades
– Casa VII: matrimonio y enemigos conocidos
– Casa VIII: los bienes provenientes de los muertos
– Casa IX: los viajes
– Casa X : La gloria, la reputación
– Casa XI: los amigos, el buen nombre y el nombre
– Casa XII: los enemigos ocultos, las luchas, el deshonor, la
cautividad y las prisiones.

El divisor es pues muy importante para conocer la situación
del nacido, y para saber si será rico o pobre .

Si el lugar de la división es desafortunado en el tema natal, y si
está bien afectado en el tema de la revolución de un año, los bienes serán mediocres durante el año.

Cabe recordar que el Algebutar, o el Divisor, significa las
ocupaciones sobre las cuales debe apoyarse, y si será rico o pobre. El maestro del año predomina sobre el estado del nacido.

REGLAS O CANONES DE LAS ELECCIONES

REGLAS O CANONES DE LAS ELECCIONES
(Claude Dariot, Traducción de Juicio de los astros, 1557)

Observando la natividad o la revolución del año, o la pregunta, se adaptará la casa y el significador de la natividad o la cuestión sobre lo que se quiere iniciar. Y si se conocen bien, habrá que adaptar la casa del significado de la cosa que quiere comenzarse y su regente, y buscar una hora en la que sean afortunados.

Por ejemplo, si alguien tiene intención de ir a la Corte, habrá que adaptar la novena y su Almutem, y si hay posibilidad, poner además en el Ascendente el signo que estaba en la décima, en el momento de la natividad o de la cuestión, o la revolución del año, y reforzar el regente de éste en la décima o incluso, en el Ascendente.

Asimismo, habrá que adaptar diligentemente el Almutem del Ascendente y el de la casa donde está situado, y que el signo del Ascendente sea de la naturaleza y cualidad del asunto que quiere emprenderse, como ya hemos explicado anteriormente.
Para iniciar una guerra habrá que elegir los signos de Marte, y así con todo lo demás. Sin embargo, si el Almutem del Ascendente es desafortunado, habrá que disponerlo de tal forma, que aspecte con él en trígono o sextil. La luna también, al ser común y participar en todas las cosas, y su regente, es decir, el del signo o la casa en la que se encuentra, deben reforzarse y adaptarse. La Luna no se pondrá nunca en la primera ya que es desafortunada. Se colocará también el Sol en el Horóscopo o en la casa que signifique el asunto que quiere comenzarse, en Aries o Leo, ya que de otro modo, sería maligno. Igualmente, hay que adaptar el planeta que naturalmente significa la cosa a iniciar, como por ejemplo un matrimonio. En este caso habría que adaptar Venus y fortalecerlo, y si se quisiera comenzar una guerra, habría que fortalecer a Marte, así como Júpiter cuando se desean adquirir riquezas, ya que estos planetas rigen de forma natural estos asuntos. De igual modo habrá que hacer con las demás cosas.
Además, habrá que tener cuidado con el lugar más inmediato de una conjunción u oposición de las luminarias y el regente de éstas, ya que tiene que reforzarse y adaptarse. De forma semejante deberá colocarse correctamente el Almutem de la casa de la esperanza, el de la décima y el de la cuarta, que significan el fin de las cosas, y si no, cuando se encuentren en ella o la miren en aspecto. De otro modo, sería el Almutem de la casa donde se encuentra la Luna el que mediaría si mira a la Luna, o la Luna le mira a él, o bien, el planeta que se une a la Luna, posteriormente sería el regente de la Parte de Fortuna si la mirase, o el significado morará en la Luna y en su regente, o en el cuarto signo que sigue al que se encuentra la Luna (como pretenden algunos), o en el regente del cuarto signo que sigue a la Parte de Fortuna.

Esto es lo que hay que observar para la elección antes de iniciar algo. Pero si todo esto no puede adaptarse, habrá que esforzarse por observar el mayor número de cosas posible, y para ello hay que adaptar y fortalecer, al menos, el significador de la cosa, el Ascendente y su regente, y la Luna. Pero si la Luna es desafortunada, habrá que hacer cadente el Ascendente, y hacer todo lo posible para que el planeta que infortuna la Luna sea regente y Almutem de la primera casa. Esto hará que el Horóscopo se mantenga bajo su fuerza, y no producirá preocupaciones al consultante, siempre que esté libre de todos los infortunios.

Si no puede ser regente del Ascendente, por lo menos deberá serlo de la décima, once o quinta. Y si la Luna está en recepción del citado planeta, no aportará gran infortunio y el mal se verá disminuido. Habrá que poner también en el Ascendente o en la décima, los planetas afortunados, a saber, Júpiter y Venus, o por lo menos, habrá que reforzar el planeta que sea señor de la hora, lo que servirá de ayuda y beneficio.
Estas son, brevemente expuestas, las condiciones favorables que hay que observar en las elecciones antes de comenzar cualquier cosa.